Emprende tu propio proyecto

La era en la que el periodismo sólo se podía hacer de manera convencional — ya sea por medio de un periódico o revista, un canal de televisión o una estación de radio — ha quedado en la historia. Hoy en día, además de esos medios de comunicación, prácticamente cualquier persona con una computadora y conexión a Internet puede reportar las noticias.

Existen muchos ejemplos de periodistas que después de haber sido despedidos de sus noticieros o hartos de ser censurados o de no poder hacer el tipo de historias de su verdadero interés han decidido lanzar su propio sitio en línea aventurándose así en lo que se conoce como periodismo emprendedor.

Aunque algunos de ellos buscan el apoyo económico de inversionistas o de organizaciones periodísticas para lanzar sus sitios web y contratan empleados, en esencia, lanzando sus propios negocios, muchos otros periodistas se deciden por proyectos más simples en los que solos sacan a relucir el tipo de historias que muchas veces no son cubiertas por noticieros tradicionales.

Hablo en particular de los blogs (que deriva de la palabra weblogs o bitácora en línea) — un sitio en línea que recopila artículos cronológicamente y que es actualizado constantemente. Los blogs como plataforma para compartir información, fotos, videos y audio, no son nada nuevo, ya que existen desde hace más de 10 años y hay gente, no necesariamente periodistas, que los han estado usando exitosamente desde el principio. Lo increíble es que aunque no son nuevos, han tenido un gran auge en los últimos cinco años. Y es que comenzar un blog es extremadamente fácil. Lo único que se necesita es escoger un nombre y abrir una cuenta en un servicio como Blogger o WordPress — los cuales permiten que los usuarios publiquen su contenido sin tener que saber nada de programación o de la parte técnica de un blog — y uno puede comenzar a “publicar” lo que quiera.

Los pasos para subir un texto o una foto a tu blog son simples y fáciles de seguir. Y los resultados son instantáneos ya que una vez que estás satisfecho con lo que has creado, lo único que tienes que hacer es oprimir un botón que dice “publish” y tu post estará disponible para que cualquiera con acceso a Internet lo pueda leer en cualquier parte del mundo. Una de las maravillas de un blog es que el contenido que compartes no tiene que ser solamente texto, también puedes subir vídeos, imágenes y audio.

Es más, los periodistas televisivos que deciden aventurarse en el periodismo emprendedor no tienen que dejar de reportar las noticias parados frente a una cámara de video ya que para eso están los vlogs (o videologs). Lo mismo para aquellos periodistas acostumbrados a trabajar en la radio ya que para ellos están los podcasts, una especie de blog hablado.

Las ventajas de este nuevo medio de comunicación son infinitas. Primero, el costo es extremadamente bajo y uno no tiene que ser un genio de la tecnología para comenzar un blog. Esto significa que es una opción al alcance de muchos más periodistas, lo cual ha sido una bendición para muchos que a causa de la economía se han encontrado sin trabajo gracias a los constantes recortes en el negocio del periodismo tradicional.

Los blogs también permiten que los periodistas se concentren en los temas que más les apasionan ya que pueden escoger el que ellos quieran y muchas veces cuánto más específicos, más exitosos. Es más, a muchos de los periodistas emprendedores que les va bien es porque se han dedicado a crear portales o blogs en los que se dedican a reportar noticias extremadamente locales — cubriendo así una necesidad que ha sido descuidada por el periodismo tradicional durante mucho tiempo. Este tipo de periodismo emprendedor también le ha abierto las puertas a aquellos periodistas con poca experiencia que históricamente tenían que esperar varios años para avanzar profesionalmente y cubrir ciertas noticias que le tocaban exclusivamente a los periodistas con más experiencia.

Pero es justamente esto lo que se podría considerar una de las desventajas del periodismo emprendedor. El hecho de que cualquiera lo pueda hacer crea una situación en la que gente sin experiencia ni conocimiento de las reglas y éticas periodísticas se pongan a reportar las noticias. Por otro lado, el trabajar solo sin alguien quien te edite abre las puertas a más posibilidades de cometer errores.

A pesar de esto, lo cierto es que han sido lanzados muchos proyectos de periodismo emprendedor que tienen éxito y a los que vale la pena echar un vistazo.